Peter Pan Collar

2017-09-11-PHOTO-00000613-1

Hola! Cambio de tema y vuelvo al punto…

Un “must” en mis clases siempre es el Peter Pan Collar, es ideal, se hace rápido y queda bien en niñas y mayores. Cualquier camiseta o vestido estará mucho mas mono con un cuello de este tipo.

Necesitamos:

Un ovillo de algodón para aguja del 3 o 4.

Aguja: Yo he usado una de 3,25. Para mi gusto queda demasiado abierto el punto con una aguja mayor.

Hay muchos patrones en internet que no ponen claro el tipo de hilo y la aguja utilizada, o como extrapolar la medidas. Seguro que hay formas mucho mas “académicas”, pero yo os cuento la mía que es de andar por casa y siempre sale bien…

Recomiendo hacer siempre una pequeña muestra para ver que tamaño quedara una vez tejido, con el crochet pasa menos pero si esta tejiendo en dos agujas cada punto queda de un tamaño diferente y te puedes llevar una sorpresa. Mides el cuello de la camiseta y con la muestra puedes calcular el numero de puntos que necesitas.

Para este cuello hay que tejer siempre múltiplos de 4 mas 2 punto mas que son los que dan altura al final de la vuelta. Si se quiere hacer un ojal para un botón hay que contar al principio con mínimo 5 puntos (dependiendo del tamaño del boton que se vaya a utilizar)

Lo mas fácil es medir el cuello de una camiseta y así tener la medida que queremos.

Empezamos!

Para talla 4 yo suelo tejer una cadeneta de 5 para el botón + 61 + 2 de la vuelta

Para adulto 5+81+2

La primera vuelta es toda en punto alto, al llegar al final se tejen dos cadenetas que nos darán altura a la labor

Segunda vuelta: saltamos un punto y en siguiente tejemos en el mismo punto: un punto alto, dos cadenetas al aire y otro  punto alto. Saltamos un punto y en el siguiente tejemos solamente un punto alto. Repetiremos este patrón hasta el final en el que deberíamos acabar con un punto alto si todo lo hemos hecho bien (seguro que si).

Tercera vuelta: Tejemos dos cadenetas para dar altura. En el hueco de la V formada en la vuelta anterior tejemos dos puntos altos, dos cadenetas y otros dos puntos altos. Saltamos un punto y tejemos un punto alto. Repetimos el patrón hasta el final que acabaremos con un punto alto.

Cuarta vuelta: Tejemos las dos cadenetas de altura y hacemos cuatro puntos altos, dos cadenetas y otros cuatro puntos altos, igual que en las vueltas anteriores ahora hacemos un punto alto y repetimos el patrón hasta el final. Terminaremos con un punto alto.

Quinta vuelta: Esta es la ultima. Hacemos las dos cadenetas como siempre y esta vez tejemos 8 puntos altos todos en el mismo sitio, después tejemos un punto alto y repetimos el patrón.

Listo!!!!!

Espero que os guste.

Saludos,

I.

Anuncios

Diana de Poitiers

Después de visitar el Castillo de Chenonceau en El Valle del Loira quedé fascinada no solo por la belleza del entorno y del castillo sino por la historia de los personajes que lo habitaron. Siguiendo mi naturaleza obsesiva con los temas que me interesan he ido leyendo todo lo que he encontrado sobre una de las damas que allí vivió : Diana de Poitiers…

Diana fue la amante del rey Enrique II de Francia, hijo De Francisco I contemporáneo y eterno rival del Emperador Carlos V. Enrique era 20 años mas joven pero estuvo completamente enamorado de Diana desde que era un niño.

Tras la derrota en la batalla de Pavía, Francisco fue hecho preso y enviado a Madrid donde permaneció en la Torre de los Lujanes hasta la firma del Tratado de Madrid. Como garantía del cumplimiento de lo acordado Francisco debía “canjear su persona” por la de sus dos hijos. Aquí es donde entra Diana, que era en ese momento dama de la corte de Francisco I. Acompañó a los príncipes hasta la frontera y cuentan que Enrique se enamoró de ella de tal manera que al regresar a Francia dos años más tarde lo primero que hizo fue preguntar por Diana.

Diana entonces era viuda y acabó siendo la favorita de Enrique, manteniendo mucho poder hasta la muerte del Rey.

Conocida como la mas bella,  dicen que  tenía una piel de terciopelo, extrema palidez, ojos azules y una preciosa y fina cabellera. Se mantuvo siempre joven, atlética y prácticamente sin arrugas en su rostro, cuál era su secreto?

Llevaba una disciplina de ejercicio muy estricta, cada día se bañaba en las aguas del río Cher, dando igual el frío o el calor. Accedía al río por una trampilla que se encontraba en las cocinas del Castillo de Chenonceau. Después montaba a caballo durante tres horas con el rostro protegido para evitar las arrugas y dormía una siesta antes de empezar sus actividades sociales.

Ademas mantenía una dieta inédita para la época, nada de carnes solamente caldos, leche, frutas y vegetales todo en cantidades muy limitadas. A todo esto hay que sumar sus cremas secretas y su elixir de la eterna juventud…

Este elixir era un brebaje que tomaba cada día y que contenía oro. Su piel blanca casi traslúcida, su pelo dorado y fino no eran sino consecuencia de la anemia progresiva causada por la intoxicación crónica por  oro y que acabo matándola a los 67 años. Cuentan que murió  bella y joven como si el tiempo no hubiese pasado para ella.

Su tumba fue profanada durante la Revolución Francesa y la leyenda dice que su cuerpo estaba casi incorrupto después de mas de 200 años.

En 2008 se hallaron sus restos en una fosa común y un equipo de investigadores con Philippe Charlier a la cabeza descubrió que en sus huesos había 500 veces mas oro del esperado. La teoría de su “elixir de la eterna juventud” quedaba probada.

El trabajo de Charlier es tremendamente interesante, medico y antropólogo francés que entre otras muchas cosas realiza “autopsias históricas”. Ha analizado además de los restos de Diana de Poitiers,  los restos del corazón de Ricardo Corazon de Leon y determinó que unos huesos  venerados de  Juana de Arco no eran verdaderos sino que eran de un gato momificado del tiempo de los egipcios… En Francia se le conoce como “el Indiana Jones de los cementerios”.

http://themaskedlady.blogspot.com/2013/03/philippe-charlier-el-indiana-jones-de.html?m=1

Curioseando en internet libros para saber un poco más sobre la biografía de Diana de Poitiers me he encontrado con unos títulos que voy a añadir a mi lista de libros de verano.

Uno es “Diana de Poitiers y Catalina de Médicis” y una trilogía sobre Catalina de Médicis cuyo primer volumen se llama “la reina Serpiente”.

Ya tengo lectura de verano!!

Saludos,

I.

Valle del Loira-Chenonceau, el castillo de las damas

Chenonceau se levanta majestuoso tras un paseo flanqueado por gigantes plataneros, todo parece un decorado. Hasta los pueblitos que atraviesas en el camino son ideales, llenos de glicinas y hiedra, casas sacadas de otros tiempos…

Es uno de los castillos más visitados Del Valle del Loire, y de toda Francia. Se conoce como el “Castillo de las Damas”, porque su historia está marcada por las mujeres que lo habitaron.

Diana de Poitiers, amante del rey Enrique II (hijo De Francisco I, el primer rey del renacimiento francés). Enrique había quedado fascinado con ella desde que a la edad de 10 años, Diana lo acompaño hasta España donde el y su hermano estuvieron dos años presos en lugar de su padre tras la derrota francesa en la batalla de Pavía. Diana era 20 años mayor, pero el estuvo toda la vida enamorado. Ella encargó hacer el puente sobre el río Cher y diseñó los jardines a la francesa que aún llevan su nombre y que fueron de los mas espectaculares de la época.

Catalina de Medicis, esposa de Enrique II, tuvo que sobrellevar la presencia de Diana en la corte durante toda la vida del rey pero a su muerte tomo el control, expulsó a Diana de Chenonceau, embelleció todavía más los jardines y mejoró la arquitectura creando la galería de doble piso sobre el puente de Diana que se utilizó como salón de baile.

A un lado el castillo están los jardines de Diana de Poitiers y al otro los de Catalina de Medicis, un duelo de Damas…

Hay mas mujeres importantes ligadas a la historia del castillo como Luisa de Lorena, Louise Doupin que evitó que la Revolución francesa acabara con su esplendor… Pero quizá sea la última la que tenga la historia más fascinante.

Simonne Menier era la nuera de Gaston Menier, el dueño del castillo. Cuando su suegro decidió convertir el castillo en hospital durante la Primera Guerra Mundial, no dudó en ponerse al frente de las enfermeras.  La hermosa galería que había sido utilizada como salón de baile, se llenó de camas y se atendieron a mas de 2.000 heridos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el río Cher constituía  la línea de demarcación, la entrada del castillo estaba en zona ocupada y la orilla izquierda era la Francia libre. Simonne, miembro de la resistencia ayudó a escapar a mucha gente.img_1305

Otra de las cosas que me dejaron con la boca abierta en la visita fueron los arreglos florales. El castillo cuenta con un vergel donde se cultivan más de un centenar de variedades de flores con las que se realiza la decoración floral del castillo. Es espectacular!

En este vídeo se puede ver cómo trabajan los floristas.

img_1366

Datos prácticos:

http://www.chenonceau.com

Hay un parking gratuito a la entrada del castillo y maquinas expendedoras de entradas para evitar las colas de la taquilla.

No hay entrada familiar pero los niños menores de 7 años no pagan. Hasta los 18 años y estudiantes tienen una entrada reducida. Todos los precios vienen en la web.

En la entrada hay también un puesto con bocadillos, bebidas, crepes… y dentro hay un autoservicio con una terraza ideal.

También hay un restaurante mas serio y elegante L’Orangerie, con una terraza maravillosa.

La guia de visita es estupenda, explica cada estancia. La tienen traducida al español.

Mi consejo… tomarse la visita con tranquilidad, merece la pena pasear por los jardines, cruzar al otro lado del río Cher atravesando la galeria,ver los burritos, el vergel, comer o tomar un café en los jardines e impregnarse de toda la historia. Particularmente yo desconocía la historia del castillo y de sus habitantes. Como soy un poco obsesiva con las cosas que me interesan, no hago nada mas que leer todo lo que encuentro sobre este castillo y sus damas.

Saludos

I.

Le Plus Beaux Villages de France

img_1667-1

 

Preparando un viaje por El Valle del Loira ha caído en mis manos este fantástico libro, una guía oficial de los pueblos mas bonitos de Francia. Divide Francia en cuatro grandes zonas geográficas y  va describiendo los 157 pueblos elegidos como los mas bonitos del país Galo.

He de decir que empiezas a ojear y tu cabeza no puede parar de idear nuevas escapadas… Es una perdición.

La asociación fue creada en los años 80 para proteger y promocionar los pequeños pueblos con gran historia y gran belleza. Pueblos en los que están presentes Ricardo corazón de Leon, las abadías cluniacenses, los maravillosos vinos y quesos, Francisco I,  palacios, paisajes únicos , iglesias y catedrales románicas, góticas… surgió cuando Charles Ceyrac, alcalde de Collonge-la-rouge, se encontró con un álbum editado por Selecciones de Reader’s Digest llamado “Los pueblos mas bonitos de Francia”.

“El Selecciones” como toda la vida se ha llamado en mi casa… Mi abuela los coleccionaba y cuando éramos pequeños nos encantaba jugar con ellos y ver sus fotos, pero esto es otra historia…

Ademas de en el libro, se pueden consultar todos estos maravillosos destinos en su sitio web: http://www.leplusbeauxvillagesdefrance.org

Hoy en día en un concepto importado a otros países, los pueblos mas bonitos de España (www.lospueblosmasbonitosdeespana.org), los pueblos mas bonitos de Japón, los pueblos mas bonitos de Italia (www.borghipiubellideitalia.it)… todos ellos tienen su correspondiente guía y sitio web.

Mis próximos objetivos son la guía de España y la de Italia!

Saludos

I.

I.